HACE TIEMPO 

QUE ERES CRISTIANO?

12. ¿Por quién murió Jesús?

El tema de por quien murió Jesús se ha convertido en un argumento teológico de mucha importancia en nuestros días. Básicamente, se encuentran dos vertientes teológicas, una que defiende que Jesús murió por todos, mientras la otra vertiente defiende que Jesús sólo murió por unos pocos.  

 

Vamos a analizar ahora las dos vertientes, teniendo siempre como referencia lo que expone la verdad de la biblia. Como siempre vamos a hacerlo de una manera concisa para que sea más fácil de entender. Enfatizamos en que la brevedad del tema no implica que no haya habido un previo profundo estudio al respecto. El equipo de la Verdad de la Biblia ha estudiado todas las vertientes con profundidad, analizando y leyendo a los líderes modernos como antiguos de cada una de las vertientes expuestas.

 

¿Qué es lo que dice la Biblia?

 

Antes de entrar en la exposición de cada vertiente, vamos a ver lo que dice la palabra de Dios al respecto. Aquí veremos unos versículos que manifiestan claramente que Jesús murió por los pecados de la humanidad:

 

1 Juan 2.2 — 2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

 

1 Juan 4.14 — 14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.

 

1 Timoteo 2.5–6 — 5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

 

1 Timoteo 4.10 — 10 Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.

 

1 Timoteo 2.4 — 4 el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

 

Tito 2.11 — 11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,

 

Hebreos 2.9 — 9 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

 

2 Corintios 5.15 — 15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

 

2 Pedro 3.9— 9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

 

Hechos 17.30— 30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;

 

Juan 1.29 — 29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

 

Romanos 5.18 — 18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.

 

Romanos 11.32 — 32 Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.

 

Romanos 1.16 — 16 Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

 

2 Pedro 2.1 — 1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

 

Lo que dice aquí Pedro es interesante, porque Pedro utiliza el mismo verbo en griego que Pablo utiliza en 1 de Corintios 6:20 cuando dice: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”

 

¿Si la Biblia es tan clara, dónde esta la confusión?

 

La confusión se encuentra en que muchos teólogos han confundido o equiparado la muerte de Jesús por los pecados de la humanidad a una salvación garantizada, este tipo de vertiente se la denomina universalismo. Por lo tanto, si Jesús murió por todos, entonces esto significaría que todos son instantáneamente perdonados, justificados y salvos. Es por esta razón, que contra este error,  junto con el claro testimonio de la biblia ante el error del universalismo, que algunas doctrinas requieren que Jesús sólo muriera por los pecados de algunos pocos.

 

Sin embargo, la Biblia nunca dice esto, no sólo expone claramente que Jesús murió por todos, sino también es clara en que sólo aquellos que creen en Jesús son receptores de esta salvación, en otras palabras, Jesús pagó por los pecados de la humanidad, pero sólo aquellos que se humillan, que reconocen que no pueden ser salvos, sino solamente por medio de Jesús, estos son receptores de la salvación. No es mérito de ellos, creer no es un mérito ni una obra (Efesios 2:8-9), todo el mérito es de Dios y de Jesús, Él es siempre el iniciador, la persona importante y el único merecedor de la gloria al respecto.

 

Para enfatizar en este concepto de que solo aquellos que creen (ponen su confianza en Dios) son participes de la justificación y salvación, aquí vamos a ver otros versículos que lo sustentan:

 

1 Corintios 1.21 — 21 Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

 

Juan 3.36 — 36 El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

 

Colosenses 2.12 — 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

 

Juan 20.31 — 31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

 

Efesios 1.13 — 13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

 

Romanos 5:17

17 Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

 

Debemos tener claro, que cuando creemos es cuando somos sellados con el Espíritu Santo (Efesios 1:13) y que en ese momento, somos bautizados por medio del Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:13) y que pasamos a estar revestidos de Cristo (Gálatas 3).

 

Como hemos mencionado, equiparar la universalidad de la muerte de Jesús por los pecados de la humanidad a una salvación y justificación garantizada a la humanidad (universalismo) es un error grave interpretativo de algo de lo que en ningún lugar de la biblia se hace mención. Hay una clara distinción entre la universalidad de la muerte de Jesús y quienes son los receptores de ese perdón y justificación.

 

Es por esta razón que Pablo en Gálatas 2:20 dice que Jesús murió por él, pero en Romanos 16:7, cuando habla de Andrónico y Junías, les dice que fueron antes de él en Cristo:

 

Romanos 16.7 — 7 Saludad a Andrónico y a Junías, mis parientes y mis compañeros de prisiones, los cuales son muy estimados entre los apóstoles, y que también fueron antes de mí en Cristo.

 

Esto es crucial, porque si la muerte de Jesús implicara salvación y justificación, y sólo fuera a unos pocos como algunos creen, entonces Pablo hubiera estado en Cristo desde antes de la fundación del mundo, sin embargo, Pablo explica de manera clara que, solamente cuando se entregó a Jesús, es cuando pasó a estar en Cristo. Lo cual concuerda a la perfección con lo que Pablo ha ido diciendo en Corintios y en Efesios, Jesús ha muerto por los pecados de la humanidad, pero sólo pasamos a formar parte del cuerpo de Cristo cuando creemos en El, cuando somos sellados por el Espíritu Santo.

 

Importante, la acción de creer nunca es meritoria, si no fuera por la muerte de Jesús, no podríamos ser salvos. El acto de creer es un acto que reconoce nuestra incapacidad, y como absolutamente todos, estamos destituidos de la gloria de Dios por cuanto todos hemos pecado. Si no fuera por medio de la redención que es en Cristo Jesús (Romanos 3:23-25) por mucha fe que tuviéramos jamás podríamos ser salvos. Cristo es el iniciador, tanto el acto de propiciación por medio de la muerte de Jesús y la victoria a la muerte por la resurrección son los que hacen posible que podamos ser salvos.

 

¿Pero no dice la biblia que Jesús murió por la iglesia?  

 

Los que defienden que Jesús no murió por todos, sino por unos pocos, se apoyan en  versículos como los siguientes:

 

Efesios 5.25 — 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,

 

Hechos 20.28 — 28 Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre.

 

Juan 10.11 — 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

 

Según esta escuela de pensamiento, como aquí se menciona que Jesús murió por la iglesia (Efesios 5:25, Hechos 20:28) y por sus ovejas (Juan 10:11) entonces sólo murió por ellos.

 

Sin embargo, este tipo de razonamiento carece de una base lógica propia a la hora de analizar un texto, en otras palabras, si una proposición es verdadera, no se puede deducir que una inferencia negativa de esta proposición sea también verdadera. A esto se le puede llamar “una falacia de inferencia negativa”.

 

Un ejemplo muy simple lo vemos en el pasaje sobre el joven rico (Marcos 10:21, Mateo 19:16-30, Lucas 18:18-30) donde dice que Jesús amó al joven rico. Cometer la falacia de inferencia negativa en este caso sería decir que Jesús sólo ama al joven rico y a nadie más.

 

Lo mismo ocurre cuando la biblia dice que tenemos que amar a nuestros hermanos (1 Juan 4:20). Cometer la falacia de inferencia negativa sería decir que sólo debemos de amar a nuestros hermanos, de lo cual concluiríamos que no deberíamos de amar a nuestros enemigos. Para anular los efectos de este tipo de falacia, deberíamos poner ejemplos bíblicos donde claramente dice que debemos de amar a nuestros enemigos (Mateo 5:44).

 

Otro claro ejemplo lo vemos en Gálatas 2:20 donde Pablo dice que Jesús se entregó por él.

 

Gálatas 2.20 — 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Aquí se podría cometer la misma falacia lógica al inferir que como Pablo dice que Jesús murió por él, entonces no murió por nadie más.

 

Por lo tanto, de la misma manera sucede con los versículos que hemos mencionado en esta sección. Inferir que Jesús murió sólo por la iglesia y por sus ovejas, ante el numero abrumador de versículos mencionados anteriormente, que manifiestan sin lugar a dudas que Jesús murió por todo el mundo, sería cometer el error de la falacia mencionada.

 

¿No dice la Biblia que Jesús murió por los muchos?

 

Otro texto que utilizan los defensores de que Jesús murió por unos pocos se encuentra en Mateo 20:28, donde Jesús dice los siguiente: “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

 

La importancia de la hermenéutica y los modismos

 

Cuando se nos presenta un texto bíblico, debemos de entender que, en ciertas áreas de la biblia, los escritores utilizan modismos. Un modismo es una “expresión característica de una lengua, formada por un conjunto de palabras con una estructura fija y con un significado que no se puede deducir del significado de las palabras que lo forman”. Los modismos son algo que vemos con cierta recurrencia en la biblia, y es por eso por lo que debemos saber interpretarlos en su contexto.

 

Cuando leemos “los muchos” tenemos que entender que se trata de un modismo de la época para decir “todos”. Esto lo vemos muy claramente, por ejemplo, cuando Pablo hace una referencia a las mismas palabras de Jesús que hemos visto antes (Mateo 20:28) en 1 de Timoteo 2:6. En esta instancia, el mismo apóstol cambia el concepto de “los muchos” por “todos”. El apóstol lo hace así por la simple razón que él entendía que decir “los muchos” era igual que decir “todos” puesto que se trataba de un modismo de la época. Aquí vemos los dos versículos, uno detrás de otro:

 

Mateo 20.28 — 28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

 

1 Timoteo 2.6 — 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

 

De hecho, Pablo emplea el mismo modismo en otras partes de sus epístolas, concretamente en el capítulo 5 de Romanos, donde en el mismo argumento que está exponiendo intercambia los dos términos de una forma aleatoria, expresando el mismo pensamiento.

 

En Romanos 5:12, Pablo emplea el término “todos” a la hora de exponer como la muerte entró a todos los hombres por medio de su pecado: “ Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.  

 

Sin embargo, luego en Romanos 5: 15, hablando del mismo concepto de la muerte a todos por medio de la transgresión, el apóstol utiliza el modismo de “los muchos”: Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo”.

 

Esta misma forma de hablar donde se intercambian “los muchos” por “todos” también la vemos en otros escritos de Pablo:

 

“Porque, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.” (1 Corintios 15.22)

 

Conclusión

 

La palabra de Dios es clara en cuanto a acto de misericordia de Dios y la extensión universal de la muerte de Jesús. Sin embargo, no hay que confundir esto con la doctrina errónea universalista, que equipara la muerte de Dios por el mundo con la justificación al mundo. Este tipo de conclusión se basa en una interpretación equívoca del significado de la muerte de Jesús en cuanto a la justificación. Esto lo vemos muy claramente en las páginas de la palabra de Dios, puesto que es muy clara en que solo aquellos que creen en Jesús, sólo aquellos que ponen la confianza en El, son los que son justificados.

Esta es una pequeña explicación sobre el tema en cuestión. Si necesita explicación de algún versículo o tiene cualquier otra pregunta, por favor contáctenos y trataremos de  explicárselo gustosamente.  

LA VERDAD DE LA BIBLIA

"...Cristo en vosotros, las esperanza de gloria..."

2017 - The Truth of the Bible   
www.thetruthofthebible.org
www.laverdaddelabiblia.org
www.laveritedelabible.org
The Truth of the BIble Ministries
Los Angeles, California, USA

  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2017 - The Truth of the Bible - all rights reserved.