12. La deidad de Jesucristo

Uno de las principales bases del cristianismo reside en la afirmación que Jesucristo es Dios. Sin embargo, algunas religiones autodenominadas cristianas (y otras no cristianas) niegan esta afirmación. Estas religiones o corrientes de pensamiento están basadas en intuición, imaginación, filosofía, falsa religión y mala interpretación humana que nos presenta a un falso Jesucristo. 

 

Un ejemplo lo tenemos en los testigos de Jehová. Para ellos Jesucristo no es Dios, es una creación de Dios y por lo tanto no es eterno. 

 

Nosotros con la ayuda de la Biblia, vamos a aclarar las dudas que pueda haber al respecto y a demostrar, sin lugar a dudas, que la Biblia revela que Jesucristo es Dios. Tanto en el antiguo testamento como en el nuevo testamento  la deidad de Jesucristo queda evidenciada.  

 

La deidad de Jesucristo plasmada en la Biblia

 

Vamos a nombrar unos puntos básicos de la deidad de Jesucristo plasmada en la Biblia. Para un estudio más profundo de este tema en particular, recomendamos que lean el tema 11 “La deidad de Jesucristo” que se encuentra en la sección “hace tiempo que eres Cristiano”. 

 

Para empezar vamos a citar el primer capítulo de Juan donde se identifica que el Verbo (Logos en griego original), era con Dios y era Dios: 

 

Juan 1:1-2

1  En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

2 Este era en el principio con Dios

 

Más adelante en el versículo 14 se nos indica que el Verbo, o Palabra en griego, se hizo carne y habitó entre nosotros:

 

Juan 1:14

14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.

 

Por lo tanto, el primer capítulo de Juan nos revela que el Verbo es Jesucristo, que Jesucristo es Dios y que El Verbo (Jesucristo) se hizo carne y habitó entre nosotros. Con estos versículos tan reveladores, no debería  haber ninguna duda de la deidad de Jesucristo y el estudio debería acabar ahí. Sin embargo, queremos exponer otros versículos que también demuestran la divinidad de Jesucristo para que quede claro que se trata de algo muy presente y muy nombrado en la Biblia.

 

Nombre de Jesucristo

 

El nombre de Jesucristo significa Emanuel que quiere decir Dios con nosotros. 

 

Mateo 1: 23

23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,

Y llamarás su nombre Emanuel,  que traducido es: Dios con nosotros.

 

Jesucristo es Eterno, no se trata de una creación 

 

En Juan 1 se dice que el Verbo (Logos) era con Dios y que en el principio era Dios. Esto significa que Jesucristo existía eternamente junto con Dios. Jesucristo no formó parte de la creación de Dios (principio Génesis 1:1) pues antes del principio El ya existía junto con Dios (Colosenses 1:15-19, Juan 17:5). Esto es muy importante porque si no formas parte del principio, entonces estas por encima de todo lo que existe, incluyendo el espacio y el tiempo. Luego Jesucristo es Eterno y no fue creado (Ver Apocalipsis 1:17-18  donde Jesucristo se identifica como el primero y el último).

 

Esta es una de las razones por las cuales Jesucristo toma el título que Dios usa para describirse a El mismo como Eterno. Cuando Moisés preguntó  a Dios por su nombre para comunicárselo al pueblo, Dios le respondió: YO SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:14). Jesucristo respondió similarmente a los judíos en Juan 8:58:

 

Juan 8:58

58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

 

Esto es una clara demostración de que tanto Jesucristo como Dios son eternos. Los dos emplean el mismo título verbal que demuestra su continuidad y eternidad. Jesucristo por lo tanto habla en término presente porque nunca hubo un momento en el que no existió, pues Él es Eterno. (Otros versículos: Juan 8:24, Marcos 6:50, Marcos 14:62 Juan 13:19, Juan 17:5, Juan 1:1-2)

 

También es importante ver como se hace la distinción de las personas de Jesucristo y de Dios en el versículo 2 “Este era en el principio con Dios”. Esto es importante porque denota que Jesucristo no solamente es Dios y eterno, sino que también es una persona diferente a Dios. Aquí es donde debemos de entender la Trinidad, que solamente hay un Dios y aun así tres personas diferentes en El. 

 

Jesucristo afirma su deidad

 

Los testigos de Jehová, por ejemplo, afirman que Jesús no es Dios por el hecho de que nombra al Padre y su autoridad como algo superior a Él (Juan 14:28). Esto sin embargo nos muestra que bajo la Trinidad hay diferentes tipos de cargos y funciones. 

 

Es cierto que Jesucristo no hacía nada si no se lo permitía el Padre, pero también es cierto que Dios Padre no creo nada si no fuera por Jesucristo (Juan 1:3), y al mismo tiempo ningún camino nos lleva al Padre si no es a través de Jesucristo (Juan 14:6). Esto no significa que Dios Padre es menor que Jesucristo ni al revés. Simplemente nos da a entender que las tres personas de la Trinidad tienen diferentes cargos y están subordinados entre si. 

 

IMPORTANTE: Cabe destacar que en ciertas ocasiones debemos de diferenciar cuando Jesús habla en cualidad humana y por lo tanto habiéndose despojado de su deidad (Filipenses 2:5-11). Se recomienda leer el tema 12  llamado “Si Jesucristo es Dios, como es posible que no supiese la fecha de la segunda venida” de la sección “hace tiempo que eres Cristiano”. Ahí se abordan cualidades importantes y reveladores acerca de esta importante faceta.

 

- Aquí vemos unos ejemplos en los que Jesucristo afirma su deidad:

 

Juan 10:30

30 Yo y el Padre uno somos.

 

Mateo 12:8

8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo. 

 

Juan 14:9-10

9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

 

Nota: La declaración de Jesucristo en el versículo de arriba (Juan 14:9-10), posee una cualidad completamente insólita y jamás dicha por nadie más. Mientras que la segunda parte del versículo “Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras”  podría ser dicha por un siervo de Dios; tenemos que ver como la primera parte del versículo “¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí?” se trata de una declaración insólita que jamás nadie que no poseyese el carácter divino podría decir. Nosotros podemos decir que Dios está en nosotros, es Bíblico, pero jamás podremos decir que nosotros estamos en Dios. Eso solo puede hacerlo Jesucristo (por su carácter divino) y esto refuerza, una vez más, el carácter Trinitario de Dios.

 

Juan 17:21

21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

 

Juan 14:11

11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

 

Juan 10:38

pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed las obras; para que sepáis y entendáis que el Padre está en mí y yo en el Padre.

 

IMPORTANTE: Es sorprendente como algunas personas no quieren ver que Jesucristo se declaró claramente Dios. De hecho la Biblia nos muestra que los judíos querían matarle porque Jesucristo se ponía a la misma altura que Dios.

 

Juan 10:30-33

30 Yo y el Padre uno somos.

31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?

33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

 

Juan 5:18

Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

 

Nota sobre el significado de “Hijo de Dios”.

 

Es importante ver como cuando Jesucristo se declaraba como el hijo de Dios o que Dios era su Padre, esto le hacía ponerse en una posición divina y a la misma altura que Dios.  Como hemos visto anteriormente, esta es una de las razones por las que los judíos querían matarle. El mismo hecho sucedió cuando Jesús se encontraba ante el concilio (Mateo 26:59-66, Marcos 14:55-64, Lucas 22:66-71) cuando él mismo reconoció que Él era el hijo de Dios (Marcos 14:62), haciéndose igual que Dios. Esto fue considerado como una blasfemia por los sacerdotes. 

 

Pues bien, ese concepto divino de Dios no solamente es mencionado por Jesús, sino declarado por discípulos, sus siervos y otras personas por todo el nuevo testamento (Mateo 16:16, 1 Juan 5:20, Gálatas 4:4, Marcos 15:39, Juan 1:8 etc…). Más importante es que este título divino es declarado por los ángeles caídos que estuvieron con El antes: 

 

Marcos 5:7

Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes.

 

Lucas 8:28

Este, al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes.

 

Jesús mismo reitera esta distinción divina cuando pregunta a los fariseos de quien es hijo el Mesías (Mateo 22:41-46, Marcos 12:35-37 y Lucas 20: 41-44). El mismo dijo que no podía ser hijo de David y por lo tanto hijo humano de ascendencia humana. Jesucristo dijo que el Mesías (el mismo) era el mismo hijo de Dios y así lo declaraba David al decir: dijo el Señor a mi Señor.

 

Significa que al ser el hijo de Dios, Jesucristo es inferior a Dios? No, ser Hijo de Dios, como el unigénito que declara la Biblia, es lo mismo que decir que se posee la misma naturaleza que Dios, esta es una naturaleza divina y por lo tanto eterna. Este misterio es algo que solo se puede explicar por medio de la ya mencionada Trinidad.

 

Nota: Cuando nosotros decimos que somos hijos de Dios, no nos estamos poniendo en la misma posición que Jesús. La Biblia declara en muchos lugares que somos hijos de Dios (Mateo 5:45, Mateo 6:1, Mateo 6:4, Mateo 23:9, Gálatas 3:26, Gálatas 4:5-7). Nosotros somos como hijos adoptivos,  pero Jesucristo es diferente pues se le menciona como el unigénito y esto forma parte de su deidad: 

 

Juan 1:18

A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

 

1 Juan 4:9

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

 

Juan 3:16

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

 

He aquí la diversificación divina de la Trinidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

 

Vemos también un versículo muy revelador en Lucas 10:22 (también Mateo 11:25-27). Nadie conoce al Hijo sino el Padre y nadie conoce al Padre sino el Hijo. Que significa esto? Pues que lo profundo de Dios, todo su ser, sus conocimientos y sus pensamientos solo pueden ser conocidos entre ellos dos. Como puede ser que el único que conoce al Padre Dios es Jesucristo (el Hijo) y que el único que pueda conocer al Hijo sea el Padre?. Eso solo puede ser posible si se tratan de dos personas en una misma deidad. En estos momentos podemos ver claramente dos personas de la Trinidad representadas en esta declaración de Jesús. 

 

Lucas 10:22

22 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

 

Jesucristo declara que el uso del pollino es necesidad del Señor (El mismo):

 

Lucas 19:31 (también en Mateo 21:1-11, Marcos 11:1-11)

31 Y si alguien os preguntare: ¿Por qué lo desatáis? le responderéis así: Porque el Señor lo necesita.

Los siervos de Jesús afirman su deidad

 

Si anteriormente hemos visto como Jesucristo mismo afirmaba su deidad, veamos algunos ejemplos donde  también los discípulos así lo hacen:  

 

1 Timoteo 3:16

 E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:

    Dios fue manifestado en carne,

    Justificado en el Espíritu,

    Visto de los ángeles,

    Predicado a los gentiles,

    Creído en el mundo,

    Recibido arriba en gloria.

 

Romanos 9:5

 de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.

 

Filipenses 2:5-11

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,

6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,

10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;

11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

 

Hebreos 1:1-4

1  Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,

2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,

4 hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

 

Hebreos 1:8

8 Mas del Hijo dice:

    Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;

    Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

 

2 Pedro 1:1

  Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:

 

Santiago 1:1

  Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud.

 

Nota: Recordemos que Jesucristo dice en Mateo 6:24 que no se puede servir a dos señores… Cuando Santiago estaba haciendo esta introducción,  él estaba diciendo que Jesucristo es Dios.

 

Tito 2:13

13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo,

 

Colosenses 2:9

9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

 

1 Juan 5:20

20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.

 

2 Corintios 4:4

4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

 

Juan 1:29-34

29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

30 Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo.

31 Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua.

32 También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.

33 Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

34 Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

 

El autor de Hebreos no tiene duda de que Jesucristo es Dios y por eso nombra los vituperios de Cristo que tuvo que pasar Moisés (pudo haber dicho los vituperios de Dios pero dijo Jesucristo porque es Dios): 

 

Hebreos 11:23-26

23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,

26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

 

Isaías afirma haber visto al Señor (Isaias 6:1) y el Señor le hablo (Isaias 6:8):

 

Isaías 6:1

6  En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Isaías 6:8

8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.

 

Más adelante, Juan nos declara que a quien vio Isaias era a Jesucristo:

 

Juan 12:36-41

Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.

37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:

    Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

    ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? m

39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:

40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón;

Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón,

Y se conviertan, y yo los sane. 

41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

 

Lo mismo pasa en el Libro de Nehemías donde se declara que Jehová creo los cielos y la tierra: 

 

Nehemías 9:6

6 Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

 

Posteriormente, Pablo otorga el mismo hecho a Jesus,  haciéndonos entender que para  el no hay diferencia entre Jesús y Dios:

 

Colosenses 1:14-19

14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.

17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;

18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;

19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

 

Nota: El nuevo testamento asocia a Jesucristo como el Señor (Señor Jesucristo) en más de 80 veces.

 

Dios mismo lo afirma

 

El mismo Dios padre afirma que Jesús es Dios por el profeta Isaías:

 

Isaías 9:6

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

 

Isaías 7:14

14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. 

 

* Más adelante, en Mateo 1:23 se nos da la explicación del significado de Emanuel como Dios con nosotros:

 

Jesús publica el decreto que Dios le dijo,  afirmando que Jesús es su hijo y por lo tanto comparte su naturaleza divina:

 

Salmos 2:7

7 Yo publicaré el decreto;

Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú;

Yo te engendré hoy.

 

Mateo 3:17

17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

 

Nota: En Hechos 23:11 vemos los siguiente: “A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.” Aquí se nos habla como el Señor (Divinidad) se presenta a Pablo y le dice que ha testificado de mi en Jerusalén. Cuando se refiere a “mi” se refiere a la persona de Jesucristo (Hechos 22:6-8).

 

El Espíritu Santo declara que Jesucristo es Dios:

 

El Espíritu Santo (tercera persona de la trinidad) también lo declara:

 

Marcos 12:36

Porque el mismo David dijo por el Espíritu Santo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga tus enemigos por estrado de tus pies. 

 

Los ángeles afirman su deidad:

 

Hemos visto anteriormente como el título de Hijo de Dios (como el unigénito Juan 1:18, 1 Juan 4:9, Juan 3:16 etc...) es un título que implica deidad y exalta al Hijo a una posición igual del Padre pues ambos tienen naturaleza divina.  En el capítulo 1:35 de Lucas vemos como el ángel Gabriel se presenta a Maria y le testifica que Jesucristo es el Hijo de Dios:

 

Lucas 1:35

35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.

 

También hemos mostrado anteriormente como los ángeles caídos reconocían la deidad de Jesús al llamarle Hijo de Dios (Marcos 5:7, Lucas 8:28).

 

Atributos de Jesucristo que solo pertenecen a Dios

 

En esta sección mostraremos algunos atributos que nos muestra la Biblia sobre Jesucristo y que solo los puede tener Dios:

 

(NOTA ESPECIAL: Es importante remarcar que con simplemente un punto de los siguientes que vamos a nombrar es ya suficiente para demostrar la deidad de Jesucristo, se recomienda leer el tema 11  “la deidad de Jesucristo” en la sección “hace tiempo que eres Cristiano” pues exponemos un total de 38 puntos)   

 

1. Omnipresencia: Mateo 18:20  Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Ver también: Juan 1:48 y Mateo 28:20 entre otros).

 

2. Omnipotencia: Los milagros que Jesucristo hizo, resurrecciones de muertos etc. demostraron que era todopoderoso.

 

3. Omnisciencia: Juan 16:30  Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que has salido de Dios. (Ver también: Juan 2:24-25, Juan 6:64  y Juan 21:17, Lucas 7:36-50, Lucas 9:47, Lucas 11:17… entre otros).

 

Jesucristo pudo decir esto y hacer todo lo que hizo porque Jesucristo es Dios.

 

En este estudio hemos probado sin lugar a dudas que Jesucristo es Dios.  Todos los puntos y los razonamientos han sido basados en la Biblia. Ahora no cabe la menor duda que la deidad de Jesucristo es una realidad. 

 

Conclusión 

 

Después de todo lo expuesto, ya no tenemos ninguna duda de que la deidad de Jesucristo es una realidad. Está totalmente presente en la Biblia y no se trata, en ninguna manera, de una invención humana ni de ninguna iglesia en particular. Debemos pues declarar esta verdad y defender la deidad de Jesucristo que la Biblia nos declara. 

ERES UN 

NUEVO CRISTIANO?

Esta es una pequeña explicación sobre el tema en cuestión. Si necesita explicación de algún versículo o tiene cualquier otra pregunta, por favor contáctenos y trataremos de  explicárselo gustosamente.  

LA VERDAD DE LA BIBLIA

"...Cristo en vosotros, las esperanza de gloria..."

2017 - The Truth of the Bible   
www.thetruthofthebible.org
www.laverdaddelabiblia.org
www.laveritedelabible.org
The Truth of the BIble Ministries
Los Angeles, California, USA

  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2017 - The Truth of the Bible - all rights reserved.