HACE TIEMPO 

QUE ERES CRISTIANO?

10. Qué es el legalismo?

El legalismo es uno de los términos que mas se utilizan hoy en día en nuestras iglesias. Se trata de un término que no esta muy claro y que a veces ha sido mal interpretado. Nos gustaría explicar en este tema el verdadero significado de la palabra y esclarecer quien es legalista y quien no lo es.  

 

La palabra “legalismo” no se encuentra en la Biblia, es un termino que utilizamos los cristianos para ubicar a aquellos que enfatizan en un sistema de reglas y reglamentos para alcanzar tanto la salvación como la santificación y el crecimiento espiritual. Teológicamente se trata de una doctrina que se opone a la Gracia. Nosotros añadimos que muchos de los legalistas entran en el campo de los moralistas (Romanos 2:17:28).

 

Podríamos decir que legalismo es el intento humano de cumplir la ley en sus propias fuerzas, es tratar de ser santo o justo por medio de guardar reglas, tradiciones o formas. Es agregar mas cosas a los requisitos establecidos por Dios para ser justos. Todo lo que Dios nos pide es que creamos, ya que por la fe en Jesus y su obra en la Cruz somos justificados.

 

Encontramos “legalistas” en la Biblia?

 

Los primeros legalistas que encontramos en la Biblia los ubicamos en los primeros inicios de la Iglesia. Se les llamaba los de la circuncisión, y se les menciona por primera vez en Hechos 11:2. Parece que esta vertiente doctrinal sostenía que la circuncisión era un rito necesario para alcanzar la salvación. Recordemos que la circuncisión era efectuada solamente a los Israelitas o a los gentiles conversos al judaísmo. Cuando un grupo de la circuncisión vino a discutir con Pedro, este les explicó la visión que Dios le revelo, por la cual el evangelio de la salvación era también para los gentiles. 

 

En el capitulo 15 de Hechos, se nombra por segunda vez a los de la circuncisión. Pedro volvió a explicar el evangelio de la salvación por fe y no por ritos ni por obras.

 

Hechos 15:7-9

7 Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.

8 Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;

9 y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.

 

Al parecer esta corriente tan legalista tuvo que “gozar” de una  gran influencia en la iglesia primitiva. Tanto que Pedro quedo atrapado en ella y Pablo tuvo que hacerle frente  (lo relata en Gálatas 2: 11-20) pues Pedro estaba siguiendo a los hipócritas de la Circuncisión. Es por esto que Pablo dedicó tres capítulos del libro de Romanos (3,4 y 5)  para oponerse a esta vertiente doctrinal, y explicar que la salvación se obtiene solamente por fe:

 

Romanos 3:30

30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión

 

Gálatas 2:16

16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.

 

Quienes son los legalistas de hoy?

 

Los legalistas de hoy en día son aquellos que te imponen cosas que debes o no hacer como complemento a la salvación. Te dicen que si eres cristiano debes hacer lo que ellos digan y si no, no serás salvo. Ellos imponen cargas a los demás (de las cuales muchas ellos mismos no cumplen),  imponen rituales, obras y no dejan al Espíritu Santo obrar en nuestras vidas. Limitan el poder del cambio y la transformación de Dios en nuestro interior, con una simple forma preconcebida de conducta, que según ellos, nos lleva a la santificación.

 

Qué no es legalismo?

 

Tristemente hoy en día se confunde el verdadero significado de lo que significa legalismo. Muchas personas han confundido el significado de la obediencia y  la santidad, y ahora las llaman legalismo. Este triste suceso, hace que a las personas que quieren santificar su vida en obediencia a Dios, se lea tache de legalistas y se las margine en las Iglesias. La obediencia pues, no es algo malo ni un indicio de legalismo, es más, la Biblia nos muestra que debemos  tener una vida en obediencia:

 

Mateo 7:21

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

 

Santiago 1:22

22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

 

Juan 14:15 

“Si me amáis, guardad mis mandamientos”

 

Romanos 1:5

5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;

 

Hechos 5:29

29 Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

 

Hebreos 5:9

9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;

 

La santificación, que viene por la fe, el apartarnos del pecado y vivir una vida en obediencia con Dios no es ser legalista. El predicar del amor de Dios, del arrepentimiento de los pecados y de nuestros malos hábitos por el poder de la sangre de Cristo, no es ser legalista. El predicar en contra del pecado en la iglesia y nuestras vidas, de una vida en obediencia, del ser ejemplo, de ser diferentes y de no tener amistad con el mundo (1 de Juan 2:15) no es ser legalista. 

 

Los profetas clamaron en contra de la práctica de pecado del pueblo de Dios y llamaron al arrepentimiento. Jesucristo empezó su ministerio predicando del arrepentimiento (Mateo 4:17), predicaba en contra del pecado e instó a la obediencia como resultado de nuestro amor por EL (Juan 14:15, Mateo 7:21 etc.…). Pablo exhortaba a la iglesia a la santidad y al aborrecimiento del pecado (Romanos 12:9). Pedro exhortó a la iglesia a la santificación (1 Pedro 1:15) y Santiago nos comentó que no deberíamos tener amistad con el mundo, para no hacernos enemigos de Dios (Santiago 4:4). 

 

IMPORTANTE: Si tachamos de legalistas a aquellas personas que viven una vida en santidad o que predican de este tipo de cosas, entonces estaríamos llamando legalistas a todos los siervos de Dios del AT (Abraham, Moisés, Job etc.…), los profetas (Isaías, Jeremías, Ezequiel, Juan el Bautista,  etc.…), a Jesucristo y a todos los apóstoles.

 

Conclusión

 

Debemos pues examinar nuestras vidas y pedir al Señor que nos corte toda raíz de legalismo. Debemos orar para que se nos quiten las malas ideas preconcebidas de lo que pensábamos que era el legalismo y al final era obediencia. Pidamos perdón a los hermanos que hemos ofendido cuando trataban de vivir una vida en santidad y sigamos adelante el camino estrecho del Señor!

Esta es una pequeña explicación sobre el tema en cuestión. Si necesita explicación de algún versículo o tiene cualquier otra pregunta, por favor contáctenos y trataremos de  explicárselo gustosamente.  

LA VERDAD DE LA BIBLIA

"...Cristo en vosotros, las esperanza de gloria..."

2017 - The Truth of the Bible   
www.thetruthofthebible.org
www.laverdaddelabiblia.org
www.laveritedelabible.org
The Truth of the BIble Ministries
Los Angeles, California, USA

  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2017 - The Truth of the Bible - all rights reserved.