Search
  • The Truth of the Bible

¿CUÁNTO HAS SIDO PERDONADO?

¿Cómo piensas de tu propio pecado? ¿Crees que eres una "buena persona" y que a veces te equivocas, o crees que eres un poco "malo" y te equivocas a menudo? ¿Crees que Dios nos ve a cada uno de manera diferente según cuán “malos” o pecadores somos? ¿Crees que Dios mide cuánto perdón debe darnos dependiendo de cuán bueno o malo sea nuestro pasado?

Quizás, tienes la idea de que cuando entramos por primera vez en una relación con Dios, Él piensa de algunos, "Esta persona es una persona bastante buena, solo necesitan un poco de perdón y gracia porque no son tan malos". O para otros, quizás asumas que Él piensa: "Esta persona ha tenido un mal pasado y ha tomado muchas decisiones malas, por lo que necesito darle mucho perdón".

EXAMINEMOS ESTA PARÁBOLA EN EL LIBRO DE LUCAS, CAPÍTULO 7:

Lucas 7:36-50

36 Uno de los fariseos rogó a Jesús que comiese con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se sentó a la mesa.

37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume;

38 y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume.

39 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora.

40 Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro.

41 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta;

42 y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más?

43 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado.

44 Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos.

45 No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies.

46 No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies.

47 Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.

48 Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados.

49 Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados?

50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, ve en paz.

¿Cuál debería ser nuestra respuesta a esta parábola? ¿Deberíamos considerar si hemos pecado "mucho" o pecado "poco" y ver en qué categoría caemos? ¿Deberíamos examinar nuestro pasado y ver si hemos tenido un pasado difícil o hemos crecido en la iglesia y siempre hemos sido una "buena persona"?

Si el Espíritu Santo te ha iluminado con este pasaje, verás que no se trata de quién tiene más pecado o menos pecado. Todos nacemos en pecado y TODOS estamos destituidos de la gloria de Dios:

ROMANOS 3:23

23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,

No importa los pecados que hayas cometido, y no importa cuántos. No es una comparación de quién cometió el pecado "peor" porque todo pecado es una ofensa contra un Dios Santo. Jesús murió por el mentiroso tanto como murió por el asesino. El punto importante que vemos en esta historia compartida en el Evangelio de Lucas es que hay dos tipos de personas:

(1) la persona que piensa que es buena en sí misma y, por lo tanto, no necesita perdón

(2) la persona que reconoce su pecado, se arrepiente y muestra gratitud hacia aquel que le perdonó.

Esta parábola nos presenta una gran lección que podemos aprender al observar a una persona que realmente entendió la gravedad de su pecado, y estaba agradecida con Dios porque le perdonó esa deuda impagable en la que incurrió contra un Dios Santo.

Por otro lado, Simón el fariseo, aunque su pecado no haya sido tan obvio como el pecado de la mujer, también tuvo pecado. Simón no era sin pecado, sino más bien pecaminoso, como cualquiera. El problema en cuestión es que no solo pensó que no era "tan malo" en comparación con la mujer, sino que no comprendió completamente el regalo que el perdón de Dios era para su vida y, en consecuencia, ni siquiera estaba agradecido por el perdón que Dios le dió:

“44 Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos.

45 No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies.

46 No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies.

47 Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama.” Lucas 7:44-47

Simón asumió que la mujer todavía estaba en su pecado debido a su apariencia y juzgó su pasado anterior. No pudo ver que la gracia de Dios es tan grande, vasta e inimaginable para el hombre que una vez que una persona se arrepiente, todos sus pecados son perdonados de inmediato, no importa cuán "grandes" sean sus pecados de acuerdo con los estándares humanos.

Entonces, vemos que el pecado de cada persona no se considera como grande o pequeño frente a un Dios Santo. Cuando no comprendemos completamente esta verdad, corremos el peligro de pensar en nosotros mismos como una "buena persona" por nuestra propia voluntad, como lo hizo Simón el fariseo. Al hacerlo, minimizamos nuestro pecado y, por lo tanto, menospreciamos el don de la salvación.

Simon fue culpable de este error y no se dio cuenta de que su pecado era tan pecaminoso como esta mujer a la que despreciaba. No se dio cuenta de que Jesús había venido a morir por su pecado de la misma manera que vino por el pecado de esa mujer. No veía que su propia vida y sus pecados tenían una necesidad desesperada de perdón y gracia porque suponía que no estaba haciendo demasiado mal. Este es el claro ejemplo de una persona que cree que sus obras son meritorias y que no necesitan la justicia de Cristo y la gracia de Dios a través de la fe.

Por el contrario, la "mujer pecadora" no era más pecadora que Simon y ella no era más pecadora que tú o yo. Esta mujer comprendió la verdad. Ella entendió completamente su estado pecaminoso y su destino sin Dios. Ella entendió completamente que sin el Mesías, la paga de su pecado sería la muerte. El pecado ... cualquier pecado, cualquier cantidad, cualquier "tipo", merece la muerte. Ella entendió que sin Jesús estaría perdida, que sin Jesús no tendría salvación y sin Su misericordia y gracia sería esclava del pecado por la eternidad. Ella entendió que no hizo nada para merecer este amor de Dios. Ella entendió las profundidades del amor de Dios hacia ella y la inmensidad de su perdón. Entendió el regalo que estaba recibiendo en su perdón y su respuesta fue el fruto de un corazón humilde rebosante de amor y agradecimiento hacia quien le dio esta nueva vida.

Entonces, examinemos nuestros propios corazones. Cuando piensas en ti mismo aparte de Dios (o incluso como cristiano), ¿cómo te ves a ti mismo? ¿Te relacionas con Simón el fariseo? ¿Qué tan bueno crees que eres cuando te paras frente a un Dios Santo?

Si no eres cristiano, quizás esta es la primera vez que entiendes lo que significa tener pecado y necesitar al Salvador. Te animamos a leer el libro de Juan en la Biblia para aprender más sobre quién es Jesús y la salvación que Él da libremente a todos los que creen y acuden a Él.

Si eres cristiano, toma esto como una palabra de Dios y examina tu corazón. ¿Vienes al Señor a diario con gratitud y humildad? ¿Tu vida da fruto de un pecador perdonado que rebosa de amor hacia Él? ¿Realmente piensas y crees que estás perdido sin Él y que no hay absolutamente nada bueno en ti aparte de Él? Si descubres que te falta gratitud por su perdón o que dependes de tu propio "bien", le exhortamos con amor a que se arrepienta de esta mentalidad. Recuerde todo lo que Él ha hecho por ti y que realmente no hay nada bueno dentro de nosotros y que nuestras obras no nos ganan nada. Lo único bueno en nosotros es el fruto de su Espíritu Santo y su presencia trabajando dentro de nosotros.

Al hacer esto, abrirá la puerta para comprender más plenamente el amor de Jesús por ti y lo que realmente significa su salvación. Pídale diariamente que te recuerde y te ayude a comprender tu necesidad de él. Cuanto más comprendamos nuestro pecado y nuestra desesperanza sin él, más agradecidos estamos, más humildes somos y más profundamente enamorados podemos llegar a nuestra relación con Él. Comprender la inmensidad de tu pecado, sus repercusiones y el amor de Dios hacia la humanidad mediante el perdón de nuestros pecados de acuerdo con las riquezas de su gracia, solo te catapultará a mayores profundidades de gratitud y amor por Jesús, así como a una mayor pasión para predicar sus buenas nuevas a los demás.

Efesios 2: 8-9

8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.

2 Corintios 5:21

21 Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Romanos 5: 8

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Joel 2:32

32 Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

Isaías 55: 6

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.

Si no tiene acceso a una biblia o desea una copia del libro de Juan, solicite una en nuestra página web sin costo alguno.

7 views

"...Cristo en vosotros, las esperanza de gloria..."

2017 - The Truth of the Bible   
www.thetruthofthebible.org
www.laverdaddelabiblia.org
www.laveritedelabible.org
The Truth of the BIble Ministries
Los Angeles, California, USA

  • Grey Instagram Icon
  • Grey YouTube Icon

© 2017 - The Truth of the Bible - all rights reserved.